sábado, 21 de junio de 2014

Paseando por el bosque.. a la noche

El bosque a la noche es mágico. Su oscuridad, su silencio con sus sonidos, su fauna, su fresquito, su luna, sus estrellas, su ulular de los búhos..me encanta. Siempre que puedo me escapo al Parc del Garraf y me doy una vuelta. Y cuando digo siempre que puedo es al menos una vez a la semana, a veces incluso dos. O 3. Cojo el coche y, aunque tengo unos 40 minutos de camino hasta allí, me voy. Suelo ir allá a las 23:00 de la noche hasta las 01:30 o incluso 02:00 de la madrugada
(y sí, al día siguiente trabajo. Soy un campeón!).
Ya hace tiempo que lo hago. Empecé a hacerlo en Bronchales y retomé la costumbre aquí. Necesitaba monte, tenía mono. Y por mi horario de trabajo (trabajo tanto mañanas como tardes de lunes a sabado) sólo puedo hacerlo a la noche. Así que es cuando lo hago. Voy, en busca de animales: jabalíes, buhos, zorros, ciervos..me gusta hacer la excursión y encontrármelos. Me voy sólo, o con mi amigo Dani. A veces, si el horario de su trabajo se lo permite también se viene Gabi. No haremos partiditas de póker de amigotes, pero hacemos escapadas a la naturaleza a las noches. Es un momento nuestro, íntimo, en el que hablas de cosas importantes, otras no tanto, te sinceras, te ries, te relajas.. un rato impagable con unos amigos impagables en el sitio donde tu alma te pide estar.
Recuerdo el miedo que pasé la primera vez que lo hice, con unos 14 años. Madre mía, yo creo que fue la vez que más miedo he pasado en mi vida.. y mira ahora. Ahora es terapeútico para mí..
A mi mujer le da cosa. Recuerdo una de las primeras veces que estaba en Bronchales, una noche bien entrada, podían ser las 00:00 perfectamente, en el que le dije "me voy al monte"
"Al monte??? ahora??"
"Sí, por?"
"A qué??"
"A pasear"
"A pasear??? Tú solo???"
"Si, por?"
"Pero y si te pasa algo??"
"Qué me va a pasar? Buenos, si te quedas más tranquila me llevo el móvil"
"Pero si no hay cobertura!! Y si te tuerces un tobillo?"
"Bueno pues ya voy por calzada en vez de por camino"
"Y si te viene un coche?"
"Pues ya me llevo una linterna"
"Y si aun asi no te ve?"
"Pues ya me llevo el chaleco reflectante"
"Y si te sale un bicho?"
"Pues ya me llevo un palo de andar"
"Y si te sale un bicho más grande?"
"Pues ya me llevo los perros"
"Y si..."
"Que me voooyy!! Aun no te ha quedad claro?? si quieres te vienes y si no te quedas pero yo me voy!!"

Es lo que yo le decía. Qué me va a pasar? Sí, es verdad, me puedo torcer un tobillo pero vamos, el principal problema de que te pase algo allí a esas horas no es en sí lo que te pueda pasar, si no lo que tarden en auxiliarte (por la hora más que nada).
Pero le entiendo. En serio. Es verdad, para el que no está acostumbrado impresiona mucho. Oyes muchos ruidos y no identificas ninguno. Oyes uno delante tuyo, te paras expectante. Lo vuelves a oir. Y despues lo oyes detrás tuyo. Y te sobresaltas más. Y cada vez más cerca.. Pero aquí tenemos la gran suerte de que no hay animales que coman personas, lo cual ya es un alivio bastante grande y que permite controlar el miedo en gran parte. Yo siempre he dicho que me da más miedo algunos barrios de Barcelona a las 12 del medio día que el bosque a las 12 de la noche. Y creo que no me equivoco.

Me subo al monte. A las noches. Hay unos zorros, les llevo comida. Silbo, vienen. Creo que aun no me conocen, pero es cuestión de tiempo. Ayer subí, pero no los vi. Restos de la comida, alguna salchicha.. durante el viaje veo varios conejos, algún jabalí. Un día incluso vimos unas garduñas! Se me puso la piel de gallina..
Sé también de alguna estrigiforme por alli (rapaces nocturnas).  Hay dos que he visto fugazmente, varias veces y siempre en el mismo sitio, pero de forma tan fugaz que aun no las he identificado bien. Ayer, consejo de mi maestro José Carlos de la Fuente, paré el coche a ver si los oía ulular. Se oía un autillo, sería él? Estoy por confirmarlo todavía.. "conoces el canto?" me preguntó José Carlos. Sí: la semana pasada, a las 12:30 de la noche y mientras mi mujer dormía, estuve documentándome sobre el sonido de los diferentes búhos. Por tamaño y estética puede ser el autillo, y si se oía uno por ahí cerca más puntos a favor.
A la semana que viene volveré a echarme al monte. Volveré a sentirme unido a la noche, a la naturaleza, al bosque. Les llevaré comida a los zorros. Pararé en el sitio donde sé que está la estrigiforme. Y comprobaré si es un autillo o no.

Os dejo un vídeo de "mi" zorro, una noche que le dí comida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada